Iris Murdoch es una excelente narradora.

La edición que tengo es de Lumen. El libro consta de 587 páginas, difícil de dejar

¿De qué va?

Bradley Pearson es un escritor de 58 años quien debe lidiar con personas totalmente imposibles de tratar.

Está su ex esposa, Christian. Luego, su amigo, también escritor, Arnold Baffin; la esposa de este, Rachel. También conocemos al hermano de su ex esposa, Francis.

Priscila es la hermana de Bradley.

Finalmente, conocemos a Julian, el amor de su vida, una chica de 20 años, hija de Arnold y Rachel.

Bradley siente que debe enfrentar a todas estas personas porque considera que es una persona «superior», moral, puro. Un artista. Quizá no lo es.

Debe luchar para preservar el amor de su amada. Debe sobreponerse a situaciones increíbles que me parecieron teatrales, divertidas, pero nunca cansadas.

En todo momento me resultó imposible dejar de leer el libro.

Una historia de amor

¿Quién es Julian? Ya lo dije, es la hija de Arnold y Rachel, sus «mejores amigos». Las comillas no son casuales.

Bradley intenta convencernos ha escrito su libro para preservar la memoria de su amor. Quizá por eso se erige como un ser especial.

Nos confiesa con extremo cuidado que él la ama y que ella le corresponde. Que ese amor, que apareció casi de improviso, en el lapso pocos días, es verdadero. Único, real. Que no existe nada que se pueda interponer.

Pero el amor siempre se acaba.

Personajes

Mientras me entregaba a sus páginas, los personajes me parecieron pusilánimes, egoístas, vengativos y orgullosos. ¿Lo son?

No lo sé. Son personas difíciles de aceptar en un círculo íntimo.

Arnold es inteligente. Su esposa es una mujer dolida por la vida y por su matrimonio.

Christian, la ex esposa la sentí misteriosa, orgullosa a su manera. El hermano de esta, Francis, es lambiscon, ruin, oportunista.

Finalmente está su propia hermana, Priscila, una mujer derrotada por la vida al punto del suicidio.

En todo momento me descubrí odiándolos al tiempo de sentir afecto por Bradley, pero…

Puntos de vista

La historia nos la cuenta Bradley y hace lo imposible para convencernos de su razonamiento, pero ¿qué piensan los demás?

La autora Iris Murdoch nos deleita con su magistral narrativa. Construye una historia atrapante, por momentos asfixia y en otros para ser liberadora. Pero siempre nos lleva a un único desenlace: la muerte.

Y así es: El Principe Negro es una novela recomendada para quien disfruta del amor, del dolor, de la perspectiva y de aquello que nos une: las relaciones humanas.