Tomado de aquí.

Estamos tristes.

El corazón se me cae a pedazos. Levantarlo del suelo significa un suplicio. El silencio se impregana en el calles, los ruidos felices se han desvanecido. Procuro agudizar el oido para percibir alguno.

Estamos hechos trizas. En la distancia un perro aúlla. De calla y el silencio me aprieta el pecho nuevamente.

El brillo incesante del monitor resplandece recordándome que apenas comienza la noche. Ya quiero dormir, pero no me atrevo a meterme en la cama. Se que los sueños malvados me están esperando. También los pensamientos enredados.

Estamos fabricados del mismo polvo del que están hechos las galaxias.

¡Levanta la cara!, ¡abre los ojos!

¡RESPIRA!

Liked it? Take a second to support Jorge Leonardo on Patreon!