Tomado de rebloggy

Estoy en la fila esperando mi turno para comprar el pan.

Solo faltan 3 personas para hacer mi pedido, diez panes. Pediré ocho francés y dos de de yema. Quiero llegar rápido e irme a casa. Tengo hambre. El desayuno será de qüaquer con manzana, un poco de canela y clavo de olor.

Cuando desayuno mi gato Dark se sube a mis rodillas y duerme. Necesito acercarme al mostrador y pedir, diez panes, ocho francés y dos de de yema, por favor.

El tipo delante de mi se ve contento, parece cantar. Mueve la cabeza siguiendo el ritmo de la música en su audífonos. La cola no avanza.

De pronto aparece la sensación de agobio. No lo quiero, no otra vez.

—Amigo, tienes hora —pregunto al joven de va delante de mi. No me responde, así que insisto—. Amigo…

—Ahí dice, en el papel que te dieron.

No me importa su diálogo, lo utilizo para liberarme del agobio.

—El que sigue — dice la chica que atiende.

Por fin puedo moverme. Mis palabras salen torpes. Se que hablo pero no escucho mi voz. Salgo a la calle con prisa. Hace meses tuve un ataque de pánico y no quiero repetir la experiencia.

El proceso de recuperarse es largo.

Gracias por escuchar.

Liked it? Take a second to support Jorge Leonardo on Patreon!