Décimo Círculo es una ambición personal. Es una comunidad de lectores y lectoras. Lo conforman todos aquellos que, sabiendo que es una locura, continúan escribiendo.

¿De dónde proviene el Décimo Círculo?

Primero conviene recordar los círculos del infierno de Dante.

Quién conozca la historia sabrá perfectamente que el Infierno de Dante solo tenía nueve círculos. También hay un cuadro muy descriptivo.

¿Y su hubiera un círculo más del que aún no sabemos? Quizá una comunidad secreta desplegada por todo el orbe, garrapateando papeles a escondidas, a media noche, sin hacer ruido; agazapada detrás de un árbol frondoso, fingiendo que todo está bien, disimulando la llamada de la página en blanco, ansiosa por estar completa.

Además el nombre suena bien, escuché la referencia hace muchos años y se me quedó en el cabeza. Fue una de las primeras comunidades que conocí y en la que participé. Ya no queda un rastro de aquel grupo de pioneros.

¿Para qué existe el Décimo Círculo?

Pues para hacer lo que las personas hagamos lo que necesitamos, contar nuestras historias. Gritar, susurrar, da igual.

Tú, solo habla. No vaya a ocurrir una pandemia global que amenace con exterminar a la humanidad.

¡No entiendo nada!

Llegaste hasta aquí. Ahora eres parte.

¿Cuáles son los infiernos de Dante?

La imagen del infierno es poderosa. Intenta imaginar, debe ser terrible.
Entonces un día llega Aldous Huxley y nos dice ¿Cómo sabes si la Tierra no es más que el infierno de otro planeta?.

De una u otra manera el infierno nos atañe a todos. Tampoco se trata de hacer apología. Pero la idea es poderosa.

Pero ¿Cuáles son?

  1. Primer círculo – Limbo.
  2. Segundo círculo – Lujuria.
  3. Tercer círculo – Gula.
  4. Cuarto círculo – Avaricia y Prodigalidad.
  5. Quinto círculo – Ira y Pereza.
  6. Sexto círculo – Herejía.
  7. Séptimo círculo – Violencia.
  8. Octavo círculo – Fraude.
  9. Noveno círculo – Traición.